DIY

Una cueva para tu gato o cómo tenerlo entretenido

Hola a todos!! Como estáis? Hace un tiempo os enseñábamos como hacer un rascador súper sencillo para nuestros gatos, ¿os acordáis?. Si queréis echarle un vistazo lo tenéis aquí. Ellos están encantados con su nuevo “juguete”, y nosotros más:  afilan sus uñas en el rascador y nuestro sofá está “sano y a salvo”.  Si tenéis gatos, ya sabéis que les encanta esconderse en cualquier rincón, por ello se nos ha ocurrido hacer una “reforma” a su rascador y añadirle una cueva, algo así como un rascador 2.0.

Los materiales y herramientas que necesitamos son los siguientes: madera (la que nosotros hemos utilizado es de contrachapado, pero podéis escoger cualquier otra que sea resistente), un cubo de cartón duro (puede ser una caja de cartón o podéis hacer un cubo de madera), tela suave (tela de peluche) en color gris, silicona caliente, cordón, una pelota de juguete, tiza, pegamento en spray, lápiz y papel o periódicos viejos para hacer la plantilla. Usaremos también una sierra de calar,  grapadora (de tapizar) y tijeras.

Como podéis ver la idea tenía posibilidades, antes de empezar Dorian ya le había dado el visto bueno 🙂 .

_1.jpg

Empezamos dibujando y cortando la puerta de entrada en el cubo. Yo lo he hecho aprovechando una de las asas. Para cortarlo utilizamos la sierra de calar con una hoja de madera. Hacemos dos agujeros en la base para pasar un cordón en el que ataremos una pelota de juguete. Así quedará colgada dentro de la cueva. Cortamos la madera para la base, en este caso de 40×50 cm.

_2.jpg

Ahora vamos a empezar a unir las piezas. Colocamos el cubo (boca abajo) encima de la tabla y dibujamos su silueta. Esta marca nos ayudará a la hora de pegarla, lo que hacemos dando unos puntos de silicona sobre el dibujo. Una vez pegado, ponemos unos cuantos puntos más alrededor.

Ahora debemos cortar la tela. Para ello colocamos el tablero encima de la tela dada la vuelta y dibujamos su silueta con una tiza. Debemos dejar de margen el grosor del tablero más un par de centímetros para después poder sujetar la tela. Cortamos la tela con ayuda de unas tijeras. Una vez cortada le damos la vuelta de nuevo y colocamos la estructura encima dada la vuelta, en el lugar en el que queremos que vaya colocado. La marcamos y cortamos. Aunque lo mejor es hacer una plantilla en papel primero, y marcar la tela con ayuda de la plantilla.

_3

Colocamos la tela sobre el tablero y la pegamos alrededor del cubo con más silicona caliente. El círculo que hemos cortado lo usaremos para poner en la parte superior del cubo. Una vez pegada la tela le damos la vuelta al tablero para sujetarla por la parte inferior. Para eso vamos a utilizar una grapadora. Comenzamos colocando una grapa en el centro de cada uno de los lados y desde ahí vamos hacia las esquinas.  Para rematar las esquinas no tenemos más que cortar la punta de la tela para retirar lo que sobra. Os lo enseñamos en la foto.

_4

_5.jpg

Ahora vamos con el cubo. Tomamos las medidas de la altura y del perímetro. En este caso, en la parte superior sobresale un poco el lateral de la tapa de la base. Esa distancia hay que tenerla en cuenta además de un par de centímetros más para poder sujetar la tela (como hicimos con el tablero).  Lo mejor, de nuevo, es hacer primero una plantilla de papel para después recortar la tela. Una vez cortada la colocamos alrededor del cubo y la sujetamos en la parte de encima con unas pinzas, para que no se nos escape. Colocamos tres grapas (una en la parte superior, otra en la inferior y otra en el medio) para unir las telas en el lateral. Lo siguiente es recortar en la tela la “puerta” de entrada a la cueva. Lo hacemos en este momento, porque resulta más sencillo: solo hay que seguir el contorno del cartón, dejando un centímetro de margen (para que no llegue a verse el cartón). Del otro lado queda otro agujero: la otra asa del cubo. En ese punto cortamos la tela de la misma forma para que quede el agujero. ¿Esto para qué? Pues para que el gato pueda jugar, metiendo la patita por ahí (¡les encanta!). Dejamos igualmente un poquito de margen. Esta tela que sobra en ambos “agujeros” la pegamos al cartón, para que quede perfectamente fijada, usando silicona caliente.

_6

Tenemos que sujetar también la tela en la parte de abajo. Para ello utilizamos igualmente silicona caliente. Hay que tener mucho cuidado de que no caiga en la tela de la base, porque quedaría un pegote y se la estropearía. Lo más aconsejable es cubrir la tela con papel, para que en caso de que se nos escape alguna gota caiga en él y no estropee la tela. También podéis utilizar grapas en este punto, si os resulta más cómodo.

Para la parte superior sí que utilizamos grapas, dado que es una parte perfectamente accesible y al estar arriba, donde más “trote” tendrá, con las grapas queda mejor sujeta. Como os decía, utilizamos el círculo que cortamos antes, al que le hemos tenido que cortar un centímetro del contorno (el grosor de la pared del cubo) para que no sobresaliese por los laterales.  Así comenzamos colocando cuatro grapas en los cuatro puntos cardinales, luego una en medio de cada dos, y así sucesivamente hasta cubrir toda la superficie.

_7

Como podéis ver, a medio hacer y nuestros gatitos están más que interesados en este proyecto.

_8

Una vez hecho esto  debemos unir las dos piezas (el rascador y la cueva). Nosotros lo hemos hecho con unos tornillos para darle seguridad.

Con la misma plantilla circular, a la que le sacamos también un centímetro de diámetro, cortamos un círculo más. Este lo utilizaremos para la base interior del cubo, tapando los tornillos y haciendo que sea más cómoda. Para sujetarlo, y dado que el acceso no es nada sencillo, utilizamos pegamento en spray.

_9

Además de esto, hemos añadido un juguete más. Cogimos un simple tubo de un rollo de papel de cocina, lo recubrimos de cuerda con ayuda del pegamento en spray (un poco más fina que la del rascador) y en la punta le sujetamos con ayuda de la misma cuerda una nueva pelota. Para que la cuerda quede perfectamente sujeta, la grapamos en el inicio y al final, así será más difícil que se suelte.

_10

Con uno de los retales que han sobrado de cortar los círculos en la tela, cubrimos el extremo del tubo de cartón pegándola con silicona, teniendo cuidado de no cubrir la cuerda que sobresale.

_11_12

Una vez terminado, lo atornillamos por debajo del tablero de la cueva, colocando un par de tornillos en cada extremo y ¡Listo!

_13

Ya ha despertado la curiosidad de nuestros mininos  y se han animado a probarla.

_Rdo 3

Esperamos que os haya gustado la idea. ¿Tenéis alguna duda, comentario o sugerencia? ¡Dejádnosla en comentarios!

_Rdo1_Rdo2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s